Periodismo:
artillería de la democracia

 

De la portada:

 

“Dicen esas cosas en nombre de la corrección política. Yo soy políticamente incorrecto y la corrección política no es más que la mordaza que antiguamente se llamaba censura e Inquisición. Además yo hablo con palabras de escritor, no con eufemismos de personas que sólo quieren ganar votos.” Fernando Sánchez Dragó.

 

La función social del periodista es una de las más importantes en cualquier sociedad. Los autores de esta obra, conocedores de lo que es la política y con amplia y querida experiencia en el enseñanza, no escatiman riesgos en expresar su pensamiento, con elegancia, mesura y decencia. Tienen la experiencia que les ha dado el llegar a la longevidad; reconocen y aprecian el vigor de la juventud, de los jóvenes, y sin apartarse de la razonada prudencia —no pusilamerías—, expresan su visión entorno a diversos temas sociales, especialmente políticos:

“Una de las justificaciones que debe contarse entre los privilegios del Congreso de la Nación, es que debe ser el lugar donde se hable con la verdad, sin miedo. Por el contrario, la aceptación o tolerancia de la mentira en el Máximo Recinto, corrompe el proceso político y lleva a nuestra nación a la perenne mediocridad.

 

“La integridad en la conducta, la honestidad y la verticalidad en el quehacer de los partidos políticos y candidatos se mide en razón del bienestar ciudadano y la defensa de los intereses nacionales en contra de los intereses individuales, de grupo, o extranjeros. La integridad, como la estabilidad, implican el concepto de un Estado sólido y de una sola pieza: implica la habilidad de los partidos para permanecer juntos con la mirada puesta en el horizonte del bienestar nacional. La integridad no es simplemente un deseo idealista e inocente: por el contrario es una característica imprescindible para el buen funcionamiento de un gobierno y el progreso de una sociedad.

 

“La integridad se encuentra en los cimientos de las relaciones sociales. El tolerar, e incluso, el aceptar la mentira como un hecho inevitable de la vida, depende del contrato social de cada comunidad. Mientras en algunas sociedades se considera el mentir como un acto altamente reprochable, en otras se dispensa, lo que desde luego tendrá una repercusión en la calidad de vida de esa sociedad”.

De la Introducción:

 

En el transcurso de nuestra larga amistad de más de 48 años, los autores hemos compartido relaciones profesionales en el sector educativo y también tenemos un interés común en diferentes concepciones políticas y de la vida diaria. Rara vez hemos tenido ópticas no coincidentes, la vasta mayoría han sido coincidentes. Cuando no ha sido así, el análisis y la reflexión en común, alimentaron la respetuosa y sana discrepancia que contribuyó a nuestro mutuo respeto y aprecio que al final nos permitió tener una visión común reflejada en estas páginas.

 

Tratando de entender el papel de ciudadanía dentro de su comunidad, desarrollamos nuestras propias perspectivas sobre diversos temas, acontecimientos, hechos relevantes —algunos dramáticos—, propios de una sociedad que busca un nuevo rumbo. Siempre tratamos que nuestros razonamientos fueran fundados, claros y que contribuyeran a mejorar nuestra vida en comunidad.

 

En cada una de las aportaciones que estructuran esta obra, el énfasis se colocó en la temática —las más de las veces compleja—, de los acontecimientos que hubo vivido nuestra localidad y nuestra patria, en lo social, económico, educativo, cultural y político, teniendo presente diversas circunstancias que se dejaron sentir fuertemente tanto al final del Siglo XX como en la primera década del presente.

 

Como simples ciudadanos, cuatro ejes de nuestra percepción nos llevaron a compartir nuestra perspectiva. La primera se refiere al agravio que ofende profundamente a nuestra nación por la gran inequidad en la calidad de vida de nuestros conciudadanos derivada de una serie de injusticias, que se han prolongado a través de la historia de nuestra aún joven nación. La evolución del país no se ha reflejado en el mejoramiento de nuestras estructuras sociales que enfrentan la grave concentración de la riqueza por un lado, y por el otro la lastimosa pobreza que muchas veces es la fuente del delinquir.

 

El segundo punto es la sensación de orfandad ante la pérdida de los hijos de excepción y su lenta reposición. La falta del apoyo social para voces disidentes que se convirtieren en elementos de cambio y avance de nuestra sociedad. Esta falta de liderazgos íntegros contribuye a mantenernos en un profundo estancamiento social.

 

Un tercer elemento que nos mueve profundamente es el educativo. Vemos que nuestro sistema está paralizado y busca hacer más de lo mismo sin mayormente buscar esquemas generales que incluyan una nueva visión del hombre. Nuestro sistema educativo obligatorio tiene mecanismos anquilosados y estructuras osificadas provenientes de siglos anteriores. La educación no es solamente preparación para la vida productiva, sino más importante aún, para la vida en comunidad: es la hora del cambio de paradigmas.

 

Como cuarto punto aspiramos a que el lector, al leer estas páginas, pueda encontrar información útil y una reseña de los acontecimientos que nos ha tocado vivir; al mismo tiempo expresamos nuestro optimismo por el mejor devenir de nuestra patria. Particularmente nos dirigimos a su juventud a quien pasamos la antorcha de la herencia social. Nuestra juventud requiere de una convocatoria hacia un futuro proactivo, entendiéndolo como la capacidad emocional, física, intelectual y espiritual para reconocer nuestras debilidades; con la convicción de que la esperanza, los ideales, se pueden lograr con integridad, entereza o templanza, lo que nuestros viejos llamaban “carácter”.

 

En resumen, tratamos de dejar parte de nuestro testimonio de vida, de nuestro quehacer, de nuestro pensamiento, de nuestras zozobras, nuestras esperanzas y nuestra larga amistad. Buscamos dejar en estas páginas algo más perenne que refleje el diario acontecer que nos tocó vivir con nuestro profundo agradecimiento a las personas que con en sus charlas con cada uno de nosotros nos dieron alimento intelectual para desarrollar nuestras ideas y desde luego también nuestro reconocimiento al medio, El Occidental, que nos permitió difundir estos mensajes, en especial al Sr. Cesar Orozco Solís por su buen trato durante el lapso que llevó estas publicaciones.

José Manuel Jurado Parres
Armando G. Lagos Barba
AD 2015

 

Contenido

  1. Prólogo
  2. Introducción
  3. ¡La corrupción no es el problema!
  4. ¿50 nuevos partidos políticos?
  5. ¿Benemérito(a)?
  6. ¿Flaquilla acción contra Gordillo?
  7. ¿La imposibilidad de ser honrado?
  8. “Ethos” e integridad social
  9. 10 Recomendaciones del Primer Ministro de China
  10. Acuerdo en lo fundamental, base de la unidad nacional
  11. Avaricia política
  12. Capital: crisis en la civilización
  13. Cómo ganar una elección
  14. ¿Buen gobierno? Las nuevas administraciones municipales
  15. Contravalores en la educación
  16. Democracia: gobierno por el pueblo o tribunal ciudadano
  17. Drogas y democracia
  18. El botón de Peña Nieto
  19. Educación en México: ¿de calidad?
  20. Educación formal y autoeducación
  21. Educación y criminalidad
  22. Educación y reducción de criminalidad
  23. Experiencia educativa y criminalidad
  24. Inequidad educativa y criminalidad
  25. Crimen y calificaciones escolares
  26. Matar el hambre y el cerebro en la escuela
  27. Comida chatarra reduce aprendizaje
  28. El pastor y el asesino del Metro
  29. ¿El SIAPA y sus bemoles?
  30. El Sistema de Botín 
  31. “Empoderamiento” femenino: discernimiento e insensatez
  32. Enviciamiento social
  33. Espiritualidad y política
  34. Impunidad: cruda infamia social
  35. Impunidad, complicidad, corrupción y complacencia
  36. Internet: Derecho Constitucional
  37. Jóvenes políticos y demandas sociales
  38. Juárez, su pensamiento en sus frases
  39. La lucha por nuestros buenos momentos
  40. La madre y su complemento en el Tai Chi
  41. La prueba ENLACE, ¿válida?
  42. Las elecciones
  43. ¿Quién debe gobernar?
  44. Lixiviados del plástico reducen la masculinidad
  45. Los contra-valores en el trabajo en equipo
  46. Los políticos… al día siguiente
  47. Marihuana
  48. Mezquindad social; mediocridad de un pueblo
  49. No más sangre
  50. Oclocracia, “Soy 132”
  51. Origen del aguinaldo y estrenar
  52. Pedagogía y otros temas
  53. Peligro jurásico en la política
  54. Poder ciudadano
  55. Políticos: ¡Todos contra todos!
  56. Puntualidad
  57. ¿Qué es la integridad política?
  58. Renacimiento de México
  59. Verdad, justicia y generosidad
  60. Voto en Blanco y Guerra Sucia
  61. Voto luego existo

 

 

Las biografías de Armando G. Lagos Barba y José Manuel Jurado Parres se encuentran en la pestaña de autores.

 

Periodismo: artillería de la democracia

Pasta blanda

MX$288.00

  • disponible
  • Tiempo de envío 1 - 3 días

Periodismo: artillería de la democracia

Versión Digital para se bajada en formato pdf

$ 50.00